viernes, 9 de julio de 2010

Azul añil.

-¿Por qué estás aquí sola Caperucita?
-Porque estoy tratando de buscar un plan.

Le conté toda la historia. Le conté lo que pasó. Le conté mis miedos.
Él me abrazó. Me rodeó con sus enormes brazos y me acunó mientras yo lloraba.

-No puedo permitir que le haga daño, ¿entiendes Javier?
-Carlota...
-Ella es sumamente importante para mi. Sin ella yo...

Me besó en el pelo, como siempre hacía cuando quería calmarme.
Pero esta vez, necesitaría más que eso...

Pase lo que pase.
Lo siento.

5 comentarios:

Toc, toc... ¿Hay alguien en casa?