martes, 22 de junio de 2010

390.

-Te arriesgas demasiado, Caperucita.
-Me gusta el riesgo, ¿no te lo había dicho nunca? Es divertido jugar con fuego.
-Hasta que te quemas.
-No me importa quemarme. Creo que lo sabes.
-También sé que eres muy cabezota.

Por eso me enamoré de ti.

10 comentarios:

  1. A veces, nos encanta quemarnos. Por eso seguimos haciendolo. Es de masocas, pero nos encanta.

    ResponderEliminar
  2. Si, yo también soy un poco Caperucita, pero es que me enamoré del Lobo.

    ResponderEliminar
  3. Y yo me he enamorado de tu blog(L)


    (tienes nueva inquilina)

    ResponderEliminar
  4. Jugar con fuego es lo más divertido del mundo. ¿Y qué sería del mundo sin diversión?

    Encantada de conocerte,
    Salomé.

    ResponderEliminar

Toc, toc... ¿Hay alguien en casa?