sábado, 8 de mayo de 2010

Le falta una pizca de sal.

-Me he dado cuenta de una cosa.
-¿De qué?
-De que siempre estamos discutiendo.
-No es cierto.
-¿Ves?
-¿El qué?
-Ahora.
-Esto no cuenta.
-Te quiero.
-Pero yo más.



La vida continúa, y hay que volver a enamorarse.

10 comentarios:

  1. No por discutir se deja de querer.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Qué "discusión" tan tierna...

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Esas discusiones son tan preciosas... =)

    ResponderEliminar
  4. Precioso, simplemente precioso =) Genial. Mejoras con el tiempo, este blog es simplemente increíble.

    ResponderEliminar
  5. ufa! que cierto, pero que dificil

    ResponderEliminar
  6. Bueno, discutir para ciertas cosas está bastante bien... ;)

    ResponderEliminar
  7. Exacto, hay que seguir mirando para delante, aunque quieras echarle un vistazo hacia atrás :)

    Besos desde Francia!!

    ResponderEliminar
  8. Jojo, esas dulces discusiones de quien quiere mas al otro...

    ResponderEliminar
  9. Ojalá todas las discusiones fueran así...
    Nunca hay que dejar de querer (L)

    ResponderEliminar

Toc, toc... ¿Hay alguien en casa?